Por Rosana Rivero Ricardo

No puedo evitar reír hasta las lágrimas cuando escucho a mi abuela decir: “Ahora sí. Se ponchó la bicicleta”. Y que conste que esta frase la pronuncia en contextos para nada halagüeños, como en apagón. Sin embargo, ella le pone tanto color a esta frase de contrariedad que (aunque nada tiene que ver con su mundo de alta costura) la ha hecho popular en la familia.

Quizás usted tenga una frase que lo identifique o emplee otras tan habituales en nuestro contexto que ni siquiera repara en ellas.

Las famosas frases populares o dicharachos expresan la picardía, originalidad, identidad y perspicacia de los cubanos. Las hay para todos los temas, gustos y circunstancias, desde las más vulgares hasta las más reconocidas académicamente.

Esto dicharachos son sentencias, muchas veces jocosas, que encierran en pocas palabras un gran contenido. A veces funcionan como una especie de eufemismo para no decir explícitamente aquello que puede ser hiriente.

Por ejemplo, cuando una persona quiere expresar que alguien o algo es muy, muy viejo, expresa: “Eso es de cuando el Morro era de Palo”. Si se trata de una persona espeta: “Es más viejo que Matusalén”.

Las frases populares es decir con sal lo que otros dicen sin ella. Con un poco de chispa podemos establecer comparaciones vistosas y al referirnos a alguien que está en extremo angustiado expresamos: “Está más preocupado que cucaracha en un gallinero”. O si una persona no sabe ni dónde está parada añadimos: “Está más perdido que Adán en el día de las madres.

FRASES 01La literatura juega un papel muy importante en la construcción de estas frases populares. Aunque no los empleemos conscientemente sí utilizamos recursos literarios como símiles, metáforas e imágenes para redactarlas.

Es un símil cuando, para expresar que alguien es de pocas entendederas, decimos: “Es bruto como una cebolla”. Claro, porque crece con la cabeza hacia abajo. O, simplemente comparamos al individuo testarudo, tozudo y obstinado con un animal de carga: “Es más terco que una mula”.

Mas la literatura no es solo la asignatura presente en las frases populares. El cubano acude a sus conocimientos históricos. Por ejemplo, cuando a alguien le sobreviene un futuro adverso, caótico le dicen: “Te va a caer un 20 de mayo”, en alusión a la fecha en que nos convertimos en colonia de Estados Unidos en 1902.

Además cuando alguien sobrepasa los límites, se le amenaza diciéndole: “Estate tranquilo, porque te aplico la Torricelli”.

Las ciencias exactas tienen su representación en las frases populares. Ahí están las astronómicas, cuando uno dice: “Estás en la Luna de Valencia”. Las hay también agronómicas: “Está perdido en un campo de lechuga”.

También hay frases que llegan a contradecir a la medicina, porque cuando alguien está muy molesto se dice que: “Si lo pinchan no echa sangre”.

FRASES 03También existen frases populares de un fuerte contenido feminista. A las mujeres cuando le preguntan si prefiere tener una relación con un hombre joven o con un hombre mayor, responden: “Es preferible dar compota que fricciones”.

No podía obviar los dicharachos difundidos por los medios de comunicación, específicamente a través de las telenovelas. Tal vez usted no recuerde la trama de “Bajo el mismo sol”, pero quizás le resultan familiares frases como: “Gira, gira que te veo fijo”, “Rema, rema que aquí no pican” o “Patina, pero no resbales”.

Se agotaron mis líneas para este artículo. Sin embargo, para que estén todas las cartas sobre la mesa, te invito a compartir esas frases que conoce que se han hecho populares con el tiempo o han formado parte de su historia personal.

Anuncios